¿Qué es el Baby Led Weaning?

Mi madre siempre cuenta que cuando uno de mis hermanos era bebé estuvo muy preocupada un tiempo porque no quería comer. Cada vez que le acercaba la cuchara él giraba la cabeza, se negaba a abrir la boca y se enfadaba muchísimo. Hasta que un día la cuchara quedó a su alcance, la agarró y empezó a meterla en la comida y echársela a la boca.

Esto fue hace más de 20 años, en plena época de las papillas.

Todos tenemos en mente la imagen del bebé sentado en una silla mientras su madre o padre intenta darle de comer un puré con una cuchara. Pero muchos desconocen que hay otras maneras de comenzar la Alimentación Complementaria (AC).

Hace ya una década se empezó a hablar de un método en el que se eliminaban las papillas y las cucharas. El bebé comenzaba a alimentarse con comida sólida y sin que nadie le diese de comer.

En los últimos años este método se ha extendido enormemente, ha alcanzado una gran popularidad, ha sido objeto de diversos estudios. Además es recomendado por muchos pediatras y profesionales de la salud como la mejor opción para introducir la AC.

Entonces ¿Qué es el Baby Led Weaning (BLW)? ¿Cuáles son sus principios básicos? ¿Qué requisitos se deben cumplir para poder practicarlo? ¡Vamos a contestar estas preguntas!

papillas

Qué es el Baby Led Weaning (BLW)

La introducción de la AC a través de papillas como método más extendido (al menos en países occidentales) se debe a que hasta hace poco se recomendaba comenzar la AC a partir de los 4 meses. A esa edad ningún bebé está preparado para masticar o gestionar un sólido y es necesario triturarle la comida.

Pero más tarde se comprueba que a los 4 meses la leche materna sigue siendo el alimento ideal que aporta todos los nutrientes necesarios al bebé. Por lo tanto, no trae ningún beneficio introducir nuevos alimentos en ese momento. 

Por ello se estableció que el mejor momento para introducir la AC es a los 6 meses. Hasta entonces el bebé se debe alimentar EXCLUSIVAMENTE de leche materna. Además, alrededor de los 6 meses los bebés han desarrollado diversas capacidades que a los 4 aún no tenía. Sentarse solo y erguido, agarrar objetos con la mano y llevárselos a la boca, o la desaparición del reflejo de extrusión son algunas de ellas.

Un bebé sano que tiene 6 meses NO NECESITA ser alimentado con papillas, pues ya tiene la suficiente madurez neurológica, motora y digestiva para comer alimentos sólidos.

Y siguiendo esta evidencia es como aparece el llamado método Baby Led Weaning. El término fue acuñado por Gill Rapley (Kent, Reino Unido), matrona y enfermera pediátrica, en la elaboración de su tesis de máster en el que estudiaba el desarrollo de los bebés y la introducción de los alimentos sólidos.

La traducción literal de “Baby Led Weaning” sería “destete guiado por el bebé”. Pero hay que aclarar que con destete no se refiere a que el bebé deje de tomar leche. Sino que se comenzará ese largo proceso natural en el que irán disminuyendo las tomas progresivamente según el bebé vaya consumiendo más alimentos.

Para no llevar a la confusión, en español la traducción más usada es “alimentación guiada por el bebé”, o como se propone en la traducción del libro de Rapley, “aprender a comer solo”.

Es interesante señalar que este “método” en realidad tiene muy poco de novedoso. Así es como se han alimentado los bebés a lo largo de la historia, antes de que las papillas se popularizasen. Y la misma Rapley lo dice así en su libro, “la novedad consiste en que antes no se hablaba de ello”.

¡Y para eso estamos aquí! Para hablar de ello, para dar otras opciones a los ma/padres, para volver a lo sencillo, sano y natural, pero de manera respaldada y consciente.

Principios básicos del Baby Led Weaning

Yo diría que los principios básicos que guían y resumen todos los demás son dos:

1. Confía en tu bebé

A los 6 meses, como decíamos más arriba, un bebé sano tiene la capacidad de agarrar la comida sólida con su mano, llevársela a la boca y chuparla, mordisquearla, sacarle algún trocito, triturarlo en la boca y finalmente tragarlo.

¿¿Pero cómo?? ¡¡Si no tiene dientes!! Pues sí, aún sin dientes puede hacerlo. Sus encías tienen muchísima fuerza y pueden mordisquear los alimentos. Una vez con el alimento en la boca hará un movimiento que le permitirá deshacer la comida aplastándola entre la lengua y el paladar. Siempre y cuando sean alimentos razonablemente blandos. Esto le ayudará a desarrollar sus músculos faciales e ir practicando la masticación.

Baby Led Weaning

Confía en que puede. Dale la oportunidad. Intervén lo menos posible. Dale tiempo. Transmítele seguridad y disfrute ante el momento de la comida.

Confía también en que él y solo él sabe qué comer y cuánto comer. Algún día os contaré lo que pasó con mi hija la primera vez que le puse una tortilla de huevo… El caso es que ellos intuyen aquello que les hace bien y aquello que les hace mal. Y solo ellos sienten su cuerpo y saben cuándo están llenos y es suficiente. Lo que para ti sería una ración adecuada es totalmente subjetivo. Además, el estómago de los bebés es muy pequeño, con lo cual no te extrañe que ya no quiera más cuando a ti te parece que “no ha comido nada”.

2. Respeta su ritmo

Respeta su tiempo. Espera a que esté preparado e interesado. No quieras acelerar el proceso. Ten paciencia, pues al principio te parecerá que realmente no come nada o casi nada. Ellos viven cada instante intensamente, no dejes que por las prisas el proceso pierda su esencia y riqueza.

Principios prácticos del Baby Led Weaning

Teniendo presente lo dicho anteriormente aquí te dejo otros principios prácticos a tener en cuenta:

1. Coloca la comida delante del bebé (ya sea en la bandeja de la trona bien limpia o en su propio plato) mientras está sentado y erguido en su silla de comer.

2. Deja que sea él quien se interese por la comida. Sino muestra interés no insistas, prueba en otro momento u otro día.

3. Deja que sea él quien agarre la comida con sus manos y se la lleve a la boca. No le pongas tú la comida en la boca. Intervén solo en caso de algo se le haya caído o no alcance a coger alguno de los alimentos de su interés.

4. Ofrécele alimentos blanditos. Para saber si es lo suficientemente blando pruébalo. Si eres capaz de deshacerlo entre tu lengua y paladar sin que intervengan los dientes es que está bien y no tendrá ningún problema.

5. El bebé debe ser capaz de agarrar los alimentos. Por eso es recomendable que se los cortes en forma de bastón (alargada) para que pueda agarrarlos y comer lo que sobresalga de su puño.

6. Se recomienda también introducir los alimentos de uno en uno para poder detectar posibles reacciones alérgicas o intolerancias. Si después de probarlo dos o tres veces no has notado nada, puedes añadir otro alimento.

7. Lo ideal, una vez introducidos algunos alimentos, es que le ofrezcas varios a la vez para que él elija cuál comer (por ejemplo, una tira de tortilla de huevo, un ramillete de brócoli y una patata cocida o asada en forma de bastón).

8. Déjale disfrutar todo el tiempo que sea necesario. Para él los primeros meses será un momento apasionante de juego y descubrimiento. No tengas prisa y disfruta de estos momentos tan graciosos y emocionantes.

BLW

9. No le obligues a comer más ni insistas demasiado. Queremos que sea un momento placentero y que el bebé pueda ir aprendiendo a controlar su ingesta por sí mismo.

10. Nunca dejes a tu bebé comiendo solo. Siempre bajo tu supervisión para poder detectar posibles reacciones a algunos alimentos o atragantamientos.

11. Continúa con la lactancia a demanda y sin reducir tomas. Será él quien, de forma natural, irá demandando menos leche a medida que vaya consumiendo más cantidad de alimentos.

12. Hay ciertos alimentos que están PROHIBIDOS por diversos motivos (frutos secos, pescados de gran tamaño como el atún, verduras de hoja verde como la espinaca, la miel….). Hablaremos de ello en otro post.

Señales o requisitos para saber si tu bebé está preparado

Aunque hablamos de los 6 meses como el momento para iniciar la AC, lo cierto es que cada bebé  tiene su propio ritmo. Algunos desarrollarán ciertas habilidades antes y otros después, siendo completamente normal.

Es necesario entonces que antes de empezar observes si tu bebé:

1. Se sienta solo y erguido sin ayuda. Con esto no nos referimos a que él solo alcance la posición de sentado. Debe ser capaz de sentarse manteniendo espalda, cuello y cabeza erguidos sin tambalearse y sin ayuda.

Mi hija a los 5 meses y medio ya se mantenía sentada sin ayuda, pero no fue hasta los 8 que consiguió llegar a la posición sentada sin ayuda. Esto es importante para poder tragar correctamente, minimizando el riesgo de algún trocito que se pueda ir “por el otro lado”.

alimentacion con las manos

2. Es capaz de agarrar cosas con la mano y llevárselas a la boca de forma intencional y con cierta decisión. Será imprescindible para que pueda alimentarse por sí mismo.

3. Ha perdido el reflejo de extrusión. Este es un reflejo con el que nacen los bebés como mecanismo de defensa ante algún cuerpo extraño que pueda entrar en la boca.

Si el reflejo está presente, al ponerle algo entre los labios sacará la lengua para empujar hacia fuera el objeto. Esto significa que tu bebé aún no tiene la suficiente madurez motora para poder tragar y que no es el momento todavía, ni siquiera con un puré.

Si ya ha cumplido los seis meses haz la prueba de ofrecerle algún alimento para ver qué pasa. Es raro ver este reflejo en niños alimentados mediante Baby Led Weaning, pues cuando son ellos quienes deciden en qué momento empezar a comer es porque sí están preparados.

4. Que por propia iniciativa agarre un alimento, se lo lleve a la boca e intente comérselo. Según Rapley esta sería la señal más contundente.

Algunos pediatras, que defienden el Baby Led Weaning, dicen que si está a tres o cuatro días de cumplir los 6 meses, cumple los requisitos y se le van los ojos y las manos por la comida, tampoco pasa nada si le dejas que empiece a probar algo. Ahí ya queda a tu criterio e instinto como ma/padre, pero recuerda que la recomendación desde la OMS y muchas asociaciones de pediatría es lactancia exclusiva hasta los 6 meses.

el bebe come con las manos

Imagino que aún te quedan muchas dudas…  Seguiremos hablando de ello en futuros post. Por ahora te invito a que revises este post que habla sobre las ventajas del Baby Led Weaning, y este otro post donde hablamos sobre sus inconvenientes y riesgos.

Y si quieres ampliar información a través de un artículo científico te recomiendo que revises este que, en mi opinión, es muy completo y fácil de leer (tienes que pinchar en «Texto completo (pdf)» para descargarlo).

¿Y tú? ¿Qué opinas de este nuevo método? ¿Ya lo has aplicado en casa? ¿Tienes dudas o miedos?

Si te ha gustado el post aquí tienes los botones para compartirlo. Y si no quieres perderte las novedades, regalos y ofertas especiales que ofrecemos… aprovecha y ¡¡SUSCRÍBETE AHORA!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SUSCRÍBETE

No te pierdas las novedades, regalos y ofertas especiales para nuestros suscriptores

La responsable de esta web es María Bonilla, cuya finalidad es el envío de información y formación en crianza e infancia, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos (la herramienta que usamos) es Mailchimp  y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad).

Deja un comentario

5 + seis =

También te puede interesar...

Nutrición
María Bonilla

Baby Led Weaning: 15 ventajas que debes conocer

«Mi hijo no quiere comer nada sólido y menos aún probar cosas nuevas. Con suerte se come alguna galleta…». Situaciones como esta se repiten muy a menudo. Afortunadamente ha llegado el Baby Led Weaning para salvarnos de estas situaciones

Leer Más >>