Baby Led Weaning: 15 ventajas

“Mi hijo no quiere comer nada sólido, y menos aún probar cosas nuevas. Con suerte se come alguna galleta o algún trozo de pollo…”

“Estoy desesperada, no quiere comer nada, es ver la cuchara y ponerse de los nervios”

“A mi hija no le interesa la comida. Me preocupa mucho que no esté bien alimentada, y todos me dicen que está muy delgada…”

Estos son algunos de los comentarios que he oído de ma/padres, y es que el momento de la comida de nuestros hijos puede llegar a ser una auténtica pesadilla.

problemas alimentacion niños

Por suerte existen algunas alternativas al método tradicional de introducción de la alimentación complementaria que han venido a salvarnos de estas situaciones tan comunes. Se trata del Baby Led Weaning (BLW), que podríamos traducir como “alimentación guiada por el bebé”.

En realidad no es nada novedoso. Se trata de volver varias décadas atrás, cuando aún no existían las batidoras ni licuadoras, y los niños comenzaban su alimentación complementaria con “sólidos”.

Muy resumidamente, el Baby Led Weaning consiste en ofrecer al bebé alimentos “sólidos”, en lugar de purés, caldos o zumos, para que sea él quien los tome y decida qué y cuánto comer. 

Para hacerlo de manera segura se tienen que cumplir una serie de requisitos y se deben tener en cuenta algunos consejos que compartiremos en un futuro post.

Cada vez son más las Asociaciones de Pediatría y personal sanitario en general que lo está recomendando por sus múltiples ventajas, de las que te vamos a hablar aquí. ¡Vamos a ello!

Ventajas del método BLW

1. El bebé aprende a autorregular su apetito e ingesta.

Poco a poco irá descubriendo que la comida también le sacia (hasta ese momento sigue asociando “hambre” a “leche”, y será así por bastante tiempo).

Aprenderá también a dejar de comer cuando ya se sienta lleno, y tendrá la autonomía para hacerlo. Así, estaremos sentando las bases para unos hábitos saludables de alimentación.

Los bebés a los que alimentan con purés no suelen tener esta opción y la mayoría de las veces comen más de lo que en realidad necesitan.

Esto no me lo estoy inventando yo, existen estudios que relacionan el BLW con un mejor control del apetito. Si te manejas con el inglés, aquí te dejo uno para que le eches un vistazo.

2. Mejora su desarrollo motor.

Con el BLW proveemos al bebé de un espacio y una situación ideal para estimular su desarrollo motor. Podrá practicar la habilidad de agarrar cosas y coordinar su mano, ojo y boca para que la comida llegue efectivamente a la boca.

Más adelante se interesará por practicar la “pinza” e intentará agarrar todos los pedacitos pequeños de comida entre sus dedos pulgar e índice. Antes de lo que imaginas querrá agarrar los cubiertos y será capaz de beber solito de un vaso de agua.

Mi hija con 10 meses ya manejaba la cuchara con alimentos pegajosos y bebía perfectamente de un vaso. Poco después empezó a querer pinchar la comida con el tenedor. Con 18 meses ya comía sola con cubiertos (aunque cuando se cansaba volvía al método tradicional de la mano jeje). Y no es que mi hija sea especialmente habilidosa. Todos, o casi todos, los bebés tienen esa capacidad. La diferencia está en darles la oportunidad de practicar esas habilidadesAquí te dejo otro estudio que habla de esto.

blw

3. Aprenderá a gestionar los sólidos bajo tu supervisión.

Esto lo leí en el libro “Crianza Respetuosa” del pediatra Jesús Garrido y creo que tiene toda la razón. Es un hecho que tu bebé se meterá cosas en la boca en cuanto pueda. Forma parte de su desarrollo y es normal y necesario que lo haga.

El bebé alimentado con purés que nunca ha probado un sólido probablemente no sepa qué hacer el día que se encuentre con algún objeto pequeño y se lo eche a la boca sin que te des cuenta. El riesgo de atragantamiento en esos casos es mucho mayor que en el bebé que ya ha ido poco a poco experimentando con sólidos blanditos, los ha gestionado y además estaba bajo tu supervisión.

Es verdad que nos da mucho miedo pensar que nuestro bebé se pueda atragantar. Pero lo cierto es que es mucho más seguro que aprenda poco a poco y con alimentos fáciles de gestionar; para ir subiendo el nivel de dificultad según observemos que el bebé está preparado.

4. Posibilidad de controlar la ingesta del bebé para detectar posibles alergias o intolerancias.

Introducir los alimentos de uno en uno nos ayudará a llevar un mejor control de lo que el bebé ingiere y de las reacciones que el alimento provocan en él.

Será fácil detectar alergias o intolerancias, o simplemente averiguar por qué alimentos tiene preferencia y cuales parecen gustarle menos.

5. Lactancia materna más duradera.

El BLW está asociado con lactancias maternas más duraderas. A los seis meses, momento en que debe comenzar la alimentación complementaria (según los consejos de la OMS y de numerosas Asociaciones de Pediatría), la leche (materna o artificial) seguirá siendo su principal fuente de nutrición.

La comida será eso, un complemento. El bebé no se sentirá excesivamente saciado tras la comida (como sí es normal que ocurran con las papillas), por lo que seguirá demandando leche, y manteniendo la producción en el caso de la lactancia materna.

Continuar la lactancia a demanda es la mejor forma de asegurarnos que nuestro bebé está bien nutrido. Además le seguirá ayudando a aprender a controlar su apetito, gracias a la leptina, una hormona presente en la leche materna.

baby led weaning

6. El bebé forma parte activa del proceso.

Con el sistema tradicional, lo único que debe hacer es abrir la boca y tragar.

Con el BLW es el bebé quien tiene que discernir qué comer, agarrarlo, llevárselo a la boca, “masticarlo” (aunque no tenga dientes el bebé es capaz de deshacer la comida aplastándola entre su lengua y el paladar) y tragarlo.

Nosotros los ma/papás debemos simplemente supervisar y disfrutar… ¡nos olvidamos de la cuchara, del avión y de montar un circo para que el bebé coma algo!

7. El bebé adquiere más autonomía.

Aquí os cuento una anécdota. Una tarde vinieron a cenar unos amigos a casa. Mi hija tenía unos 12 o 13 meses y al ver la comida se acercó, la señaló e hizo algún ruido que claramente indicaba que quería que le diéramos de ese alimento. Nuestros amigos quedaron muy sorprendidos. Nos dijeron que su hijo (alimentado con papillas) a esa edad nunca les pidió comida, simplemente se ponía llorar cuando tenía hambre.

Yo también me sorprendí. Para mí era normal que mi hija pidiera comida e incluso que la tomara ella misma si la tenía a mano. Me di cuenta de que en muchos casos el niño alimentado con papillas espera que le llegue el alimento y se lo metan en la boca con la cuchara. Su único recurso es llorar para dar a entender que tiene una necesidad en ese momento. Es totalmente dependiente en ese sentido.

En cambio, un bebé con el que se ha practicado BLW entiende que comer es una decisión suya y requiere de su acción. Como dijimos más arriba, no es un sujeto pasivo que necesita totalmente de los demás para poder cubrir esa necesidad.

8. Responde a su necesidad de exploración y de aprender a decir que no.

Según va creciendo el bebé busca nuevas experiencias. La exploración del mundo que le rodea es una verdadera necesidad del bebé que debemos atender. Con el BLW le procuramos un entorno genial para explorar y experimentar.

Poco a poco irá manifestándose también su necesidad de autoafirmación. Cada vez dejará más claro qué quiere y qué no quiere. Esto es sano y normal. Con el BLW dejamos que sea él quien decida qué y cuánto comer, dando posibilidad a tu hijo de decir “no” a algo, y que esto sea respetado.

alimentacion complementaria

9. Posibilidad de estimularle presentándole muchos sabores.

Para el bebé, que hasta ahora solo se ha alimentado de leche, descubrir los sabores es algo fascinante (aunque se sabe que la leche materna cambia de sabor según lo que ha ingerido la mamá).

Cuando le presentamos los alimentos de uno en uno, el bebé es capaz de percibir un sabor particular y asociarlo al alimento en sí. Y también decidir si le gusta o no.

En cambio, los purés suelen ser una mezcla de varios ingredientes, con lo cual el bebé no sabe en realidad qué está comiendo, los sabores pierden sus matices y no es fácil distinguirlos. Cuando esto es además todos los días no es de extrañar que el bebé se aburra y deje de interesarse en la comida.

10. Permite aprovechar el momento en que tiene una curiosidad natural por los alimentos.

Los bebés alrededor de los seis meses muestran un interés natural por la comida, pero  esto no dura toda la vida, de hecho solo lo hace unos meses. Si aprovechas ese momento presentándole los alimentos para que los coja, huela, apriete, tire, estruje, saboree… es mucho más probable que en el futuro tu bebé no tenga problema en probar cosas nuevas y en comer lo que su cuerpo necesita.

Existen estudios que demuestran la dificultad que tienen los bebés para tolerar los sólidos si estos no han sido introducidos antes de los 10 meses (aquí tienes uno).

11. Desarrollo del lenguaje.

No es que por practicar el BLW tu bebé vaya a hablar antes… pero sí es otra excelente manera de estimular esta área si le nombras los alimentos que le vas a dar. Hablar con tu bebé es la mejor forma de desarrollar su lenguaje y esta es una excelente oportunidad que un puré no te puede dar.

BLISS

12. Es un momento divertido en familia.

Hace poco leí un estudio hecho en el Hospital Universitario de Cartagena, que concluyó que dos de cada tres mujeres vivía con ansiedad el momento de la comida de su bebé.

Esta forma de introducir los alimentos, sin embargo permite relajarte y disfrutar del momento de la comida. Olvídate de luchar con tu bebé para que “se lo coma todo” o de estar angustiada porque no se comió lo que el pediatra le mandó… Este método se trata sobre todo de confiar en tu bebé y en su capacidad para regular su ingesta en función de sus necesidades.

13. Buena relación con la comida.

Con el BLW es mucho más probable que el bebé construya una buena relación con la comida, pues la asociará a un momento agradable. Los bebés a los que obligan a comer o que pierden el interés en la comida probablemente presenten problemas en el futuro como los que nombramos al comienzo de este post.

14. El bebé come con el resto de la familia.

Cuando el bebé es alimentado con papillas es necesario que papá o mamá estén ahí dándole las cucharadas. Por eso la mayoría de las familias tiende a darle de comer antes de que lo haga el resto de la familia.

El BLW sin embargo te permite sentar a tu bebé a la mesa al mismo tiempo que los demás, dándose un momento de socialización y conversación muy rico. Además, está demostrado que esta costumbre promueve hábitos de alimentación saludables y se asocia a una menor probabilidad de sufrir sobrepeso u obesidad.

15. El bebé come lo mismo que el resto de la familia mucho antes.

Puesto que el bebé aprenderá a gestionar los sólidos mucho antes que si lo alimentases con papillas, te darás cuenta que en unos pocos meses prácticamente ya le puedes poner lo mismo que comes tú (siempre y cuando se eviten los alimentos no recomendados de los que te hablaré en otro post). Y justamente ese es nuestro gran objetivo: que el bebé se incorpore a la dieta normal que sigue la familia.

el bebé come solo

Como podemos ver, son muchos los beneficios de este método. Sin embargo, también presenta una serie de dificultades que debemos valorar. Es posible que este sistema no sea para ti, y para evaluarlo te invito a que leas el post “Baby Led Weaning: 6 inconvenientes”.

¿Y tú?  ¿Qué opinas de este método? ¿Añadirías alguna otra ventaja? ¡¡Déjanos tus comentarios!!

Si te ha gustado el post aquí tienes los botones para poder compartirlo. Y si no quieres perderte las novedades, regalos y ofertas especiales que ofrecemos… ¡¡aprovecha y SUSCRÍBETE AHORA!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SUSCRÍBETE

No te pierdas las novedades, regalos y ofertas especiales para nuestros suscriptores

La responsable de esta web es María Bonilla, cuya finalidad es el envío de información y formación en crianza e infancia, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos (la herramienta que usamos) es Mailrelay. Está ubicada en España y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad).

Deja un comentario

ocho + 3 =

También te puede interesar...