sueño infantil

¿Dormirías tranquilo en medio de la selva?

Imagina que un día despiertas en medio de la selva. Está oscuro y oyes un montón de ruidos desconocidos. Estás indefenso, en pijama y sin nada más. Ni siquiera sabes cómo has llegado allí, tú estabas tan tranquilo/a en tu cama…

Y, además, estás solo. ¿Cómo te sentirías? ¿Cómo actuarías?

Probablemente en unos primeros instantes sentirías incredulidad. Puede que dieses unas cuantas vueltas sobre ti mismo, reconociendo el terreno, buscando la cámara oculta… Puede que incluso te pellizcases para comprobar que no estás teniendo una pesadilla.

Eduard Stivill

Cuando por fin comprobases que es real, que estas solo en medio de la selva, probablemente entrarías en pánico. Gritarías, llamarías a tus seres queridos, te moverías sin sentido o te acurrucarías contra un árbol. Al no recibir ningún tipo de respuesta probablemente tus niveles de ansiedad y estrés se dispararían. Te bloquearías, no sabrías que hacer.

¿Crees que podrías conciliar el sueño en estas condiciones? ¿Crees que podrías simplemente tumbarte y echarte a dormir tranquilamente? A no ser que seas de otro planeta, lo dudo.

Quizás, después de varias horas de continuo pánico y estrés, te quedarías dormido de puro cansancio. Pero no sería un sueño tranquilo ni reparador.

Pues bien. Esto es exactamente lo que siente un bebé o un niño cuando decides “enseñarle a dormir” con los métodos conductistas basados en el “dejar llorar” (tipo Estivill). Lo dejas solo en su cuarto, dentro de su cuna, a oscuras. Y no respondes a sus llamadas ni ruegos.

Para él o ella, la oscuridad y sobre todo la soledad convierten el entorno en un medio hostil. Convierten el entorno en una “selva” llena de peligros. Sus instintos le han programado para sentirse seguros en el regazo de su madre o cuidador.

El pánico y el estrés que viven cuando se ven alejados de sus cuidadores, para dormir solos, es MUY REAL. Y hay que tomárselo en serio.

sueño infantil

Imagina ahora que vuelves a despertar en medio de la selva. Sigue todo a oscuras y estas solo. Decides gritar pidiendo ayuda. Gritas una y otra vez. Pero no hay respuesta. Lloras de la desesperación. Pero no hay respuesta.

Imagina que esto te pasa todas las noches. Te acuestas y te despiertas en la selva. Gritas pidiendo ayuda, pero nadie acude.

¿Cómo te sentirías? ¿Seguirías gritando y llamando una noche tras otra?

Probablemente te invadiría un sentimiento de desolación. Nadie responde a tu grito de socorro. Probablemente tras varios días intentándolo dejarías de gritar, pues ya sabrías que nadie va a responder.

Eso mismo le pasa al bebé o niño que dejan solo llorando noche tras noche. Llega un momento en que deja de llorar, y los padres respiran tranquilos. Creen que por fin han enseñado a su hijo/a a dormir solo.

Pero lo que en realidad han conseguido es que su bebé deje de reclamarlos. Probablemente le sigue costando muchísimo quedarse dormido, y además lo hará en un fuerte estado de estrés. La diferencia está en que ahora no manifiesta ese estrés con el llanto, pues sabe que no sirve de nada.

Esto es muy negativo para el bebé. Porque de alguna forma aprende que sus necesidades no son escuchadas. Que cuando tiene miedo y pide ayuda, nadie responde.

porque no dejar llorar al bebé

De nuevo estas en la selva. Imagina que de repente aparece tu ser querido que más seguridad te transmite (padre, madre, pareja…). Te da un abrazo y te dice que te ama, pero acto seguido se vuelve a ir. ¿Cómo te sentirías? ¿Qué harías?

Probablemente, después de la sorpresa y alivio inicial, entrarías de nuevo en pánico al ver que se va. Le rogarías por todos los medios que no te dejara solo allí. Pero aun así desaparece. La desesperación sería horrible.

Eso mismo siente el bebé, cuando el método conductista aplicado para enseñar a dormir permite a los padres acercarse a calmar un rato al bebé. Algunos métodos obligan a los padres a no tener ningún contacto físico con el bebé, y “consolarle” simplemente con la presencia. Otros sí permiten ese beso y abrazo, pero acto seguido tienes que volver a irte para dejar al bebé que aprenda a dormir SOLO.

De hecho, el método Stivill anima a los padres a decirles a sus hijos que los aman mucho, que les van a enseñar a dormir solitos, que no pasa nada… pero eso a los niños no les da ninguna seguridad o consuelo. Porque al final los vuelves a dejar solos en la selva.

Imagina que resulta que la selva en realidad es un área artificial que han montado para hacer un experimento psicológico sobre la capacidad de los adultos para conciliar el sueño en medios hostiles. La selva por lo tanto es un entorno absolutamente seguro. Tu vida no corre ningún tipo de peligro. Pero tú eso no lo sabes.

Hay todo un equipo de científicos observando tu comportamiento. Todos perciben tu sufrimiento, tu consternación, tu miedo. Escuchan tus gritos y súplicas. Pero nadie hace nada por ti.

¿Qué les lleva a actuar así?

bebé duerme solo

Todos esos científicos están tranquilos porque saben que tu vida no corre peligro. Que solo es un experimento. Y que además será un gran aporte para la ciencia y el conocimiento de la humanidad. Puede que incluso les hayan dicho que a ti no te va a pasar nada, no te va a dejar secuelas. Solo será un mal rato que pasará. Es más, puede que empiecen a creer que tus gritos de súplica no son más que un intento de manipular la situación.

Pues eso mismo pasa con los padres que aplican estos métodos. Es como si fueran esos científicos que observan, pero no actúan. Por desgracia les han hecho creer que hacen algo bueno por su bebé. Y están tranquilos porque ellos saben que está en un entorno seguro, que su vida no corre peligro. PERO EL BEBÉ NO LO SABE. En su realidad, está solo y desamparado en medio de la selva.

Y para colmo, les hacen creer a los padres que el llanto de su hijo es solo una manera de manipularlos porque quieren estar con ellos.

Para los métodos conductistas de este calibre es fundamental hacer creer que el sufrimiento del bebé no es real.

Imagina que de verdad alguien propusiese hacer un experimento así. ¿No alzaríamos todos la voz diciendo que eso es una barbaridad? ¿Qué cómo se les ocurre exponer a tal sufrimiento y estrés a una persona? ¿No sería prácticamente una manera de torturar a alguien? ¿No diríamos todos que el fin no justifica los medios? ¿Cómo entonces sí nos parece adecuado, e incluso bueno, hacer algo así con nuestros hijos?

Finalmente, imagina que han pasado ya varios años desde aquel experimento cruel. A pesar de que sabes que fue todo un montaje, sufres de insomnio. De vez en cuando tienes pesadillas. Sigues soñando con esa selva. Sigues sintiendo esa oscuridad y desolación. Sigues sintiendo que nadie jamás responderá a tu llamada de auxilio…

Pues bien. Aunque te he pedido que acudas a la imaginación, lo cierto es que todo esto es «real». Conozco varias personas a las que aplicaron siendo niños el método “dejar llorar” para aprender a dormir. Y a día de hoy no sólo tienen recuerdos de la experiencia, sino que siguen sintiendo lo que entonces vivieron.

Muchos otros bebés o niños no tendrán ningún recuerdo. Pero seguro que se les quedó grabado en alguna parte de su ser.

consecuencias psicologicas dejar llorar al bebe

Si eres ma/padre y alguna vez aplicaste este método, no te sientas culpable. Por desgracia te hicieron creer muchas barbaridades. Y la autoridad de una bata blanca pesa mucho.

Si eres un ma/padre que está pensando en enseñar a su hijo a dormir solo con algún método conductista, por favor, vuelve a leer este post y ponte en la piel de tu bebé.

Científicamente está demostrado los efectos nocivos de este tipo de “adiestramiento”. Hablaremos de ello en otro post. Pero aun así los libros como los del doctor Estivill siguen siendo best seller.

Por favor, hay otras formas.

No dejes a tu bebé solo en medio de la selva.

Si te ha gustado el post aquí tienes los botones para compartirlo. Y si no quieres perderte las novedades, regalos y ofertas especiales que ofrecemos… aprovecha y ¡¡SUSCRÍBETE AHORA!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SUSCRÍBETE

Recibirás un regalo y serás el primero en conocer las novedades y ofertas especiales para suscriptores

La responsable de esta web es María Bonilla, cuya finalidad es el envío de información y formación en crianza e infancia, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos (la herramienta que usamos) es Mailchimp y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad).

Deja un comentario

17 + 4 =

También te puede interesar...

bebé 4 meses no duerme
Sueño infantil
María Bonilla

Mi bebé de 4 meses no duerme

Mi peque tiene cuatro meses y medio. Y casi de un día para otro hemos notado que ya no se queda dormido en cuanto toma teta. Cuesta bastante que concilie el sueño…

Leer Más >>
Sueño infantil
María Bonilla

¿Por qué mi bebé se despierta llorando?

¿Te ha pasado que tu bebé está plácidamente dormido y de repente… ¡buaaaa!… se despierta llorando desconsoladamente? ¿O que no se calma hasta que lo tomas en brazos o le das pecho?

Leer Más >>