Mochila, fular, Mei Tai...¿Cuál es el mejor portabebés?

Decidir cuál es el mejor portabebés no es tarea fácil. Cuando empecé a investigar sobre porteo encontré que había muchas opciones disponibles. Y la verdad me costó decidir cuál era la mejor, teniendo en cuenta calidad, precio, durabilidad y adaptación a las diferentes estaciones del año.

Debo dejar claro que no soy experta en porteo. Pero sí tengo ciertos conocimientos en base a lo que investigué y a mi propia experiencia como mamá porteadora. Aquí te contaré cuales fueron mis conclusiones y la opción que yo elegí.

Lo más importante: que sea ERGONÓMICO

Antes que nada, debes saber que el requisito imprescindible de un portabebés es que sea ERGONÓMICO. Es decir, que respete y se adapte a las características fisiológicas, anatómicas y psicológicas del bebé. Y también del porteador.

Hay que tener en cuenta que la fisiología del bebé cambia con el paso del tiempo. Y por lo tanto las consideraciones ergonómicas serán también un poco diferentes.

Cuando el bebé nace su columna tiene forma de C (por la posición en el útero). En sus primeros meses de vida el bebé irá desarrollando las 4 curvas normales que conforman la columna vertebral. Y esto se dará según vaya alcanzado diferentes hitos motores como levantar el cuello, mantenerse sentado, gatear y caminar.

Aquí podrás encontrar más información sobre cuáles son las características de un portabebé ergonómico. Así podrás reconocerlos.

porteo ergonómico

Variables a tener en cuenta:

Durabilidad. Es decir, durante cuánto tiempo podrás utilizarlo. Todos los portabebés indican el peso que es capaz de soportar. De eso dependerá si podrás portear a tu hijo/a con ese portabebés cuando sea más grandecito.

Adaptabilidad a cada etapa. Algunos portabebés indican que pueden ser usados desde recién nacidos hasta el final de la etapa de porteo. Otros indican que sólo deben ser utilizados a partir del momento en que el bebé es capaz de sentarle solito. Cada portabebés se adapta de manera diferente a cada etapa de crecimiento del bebé.

Dificultad para colocarlo y ajustarlo. Algunos portabebés son mucho más sencillos y rápidos de colocar que otros. La sencillez a la hora de ajustarlo también se debe tener en cuenta si son varias personas las que van a portear al bebé.

Temporada. Según cuando quieras utilizar el portabebé (invierno o verano), te convendrá elegir uno u otro si no queréis sofocaros tú y tu bebé. O si más bien quieres asegurarte de que vaya lo más calentito posible.

Calidad. Escatimar en la calidad de un portabebés no es muy aconsejable. Sobre todo es importante que cumpla con los requisitos mínimos de seguridad (mucho cuidado sobre todo con las costuras). Puedes comprobarlo gracias a las certificaciones de calidad.

Sin embargo, es cierto que si quieres puedes gastarte mucho dinero si buscas cosas más finas. Por ejemplo, hay portabebés de que usan telas hechas con algodón orgánico, bambú, lino, seda… Sin embargo esto no afectará a la seguridad del portaebebés y por lo tanto no es imprescindible.

Precio. Obviamente el precio es una variable importante a tener en cuenta. Por ejemplo, lo más probable es que un fular sea mucho más económico que una mochila. Aun así, la variabilidad en los precios va a depender sobre todo de las marcas y la calidad que busquéis de las telas, costuras, prestaciones, accesorios, etc.

mejor portabebés

¿Cuáles son los portabebés ergonómicos disponibles en el mercado?

fular

1. Fular

El fular es una pieza de tela alargada de unos 70 cm de ancho. Para colocarlo y ajustarlo deberás aprender alguno de los diferentes nudos existentes. El más popular es el que permite color al bebé delante de tu cuerpo. Pero también podrás anudarlo a la cadera, en la espalda, etc. Existen diferentes tipos de fulares según las características de la tela: elásticos, semi-elásticos y rígidos.

Ventajas: el fular se adapta perfectamente al cuerpo del bebe. Permite ser ajustado punto por punto y envuelve al bebé respetando la curvatura en forma de C de la columna. Por eso es uno de los más recomendados para recién nacidos. También permite repartir el peso correctamente para evitar dolores de espalda y hombros en el porteador. Depende del fular, pero la mayoría pueden ser usados hasta los 20 kg de peso del bebé, con lo cual puede servirte durante toda la etapa de porteo.

Desventajas: no es sencillo de colocar y necesitas practicar para lograr un ajuste correcto que efectivamente respete la fisiología y seguridad del bebé. Otra desventaja es que suelen ser telas muy largas y puedes necesitar darle varias vueltas alrededor de tu cuerpo. En invierno es genial, pero en verano es bastante agobiante.

*Fotografía extraída de https://littlefrog.shop/

bandolera

2. Bandolera

 La bandolera también es una tela alargada pero en general un poco más ancha que el fular (alrededor de los 75 cm). La tela se dobla por la mitad y queda fija a través de dos anillas (certificadas para soportar el peso). Al colocarte la bandolera quedará la tela cruzada en tu pecho y espalda, y apoyada en uno de los hombros, quedando las anillas un poco por debajo de la clavícula.

Ventajas: Se adapta muy bien también a la fisiología del bebé. Se ajusta puno por punto. Puede ser utilizada a lo largo de toda la etapa de porteo. Es un portabebés mucho más fresco que el fular ya que no deberás envolverlo alrededor del cuerpo. Es muy fácil reajustar para poder darle pecho mientras porteamos.

Desventajas: tampoco es fácil de colocar y ajustar. Deberás tener mucho cuidado ya que en la bandolera no queda un nudo de sujeción debajo del bebé. Lo que le aporta el soporte será la tensión de la tela y que hayas creado correctamente el saquito donde irá colocado el bebé. Distribuye el peso de manera asimétrica en un solo hombro del porteador, con lo cual será más incómodo para el porteador cuando el bebé o niño sea más pesado.

*Fotografía extraída de https://littlefrog.shop/

mei tai

3. Mei Tai

Está compuesto por un panel (una tela rectangular que cubre el cuerpo del bebé). En la parte inferior del panel suele haber un cinturón o trozo de tela más reforzado, sobre el que se apoya el peso del bebé, y del que nacen dos tiras de tela para ser anudadas en la cintura. Y de las esquinas superiores del panel salen los tirantes que se cruzan en la espalda y se anudan por debajo del bebé.

Ventajas: es más fácil de colocar que el fular. Respeta la postura natural del bebé. Distribuye el peso en caderas y hombros de forma simétrica.

Desventajas: sigue siendo más complicada de colocar que una mochila. El panel debe ser cuidadosamente ajustado para adaptarse al tamaño del bebé. El panel no permite el mismo ajuste punto por punto que el fular o la bandolera. La mayoría de los Mei Tai están recomendados a partir de los 6 meses (o cuando el bebé ya se sienta solo).

*Fotografía extraída de https://es.lennylamb.com/

onbuhimo

4. Onbuhimo

Es un portabebé tipo mochila, con la diferencia de que no posee el cinturón que se abrocha en la cintura y sobre el cual se apoya el bebé. En el caso del onbuimo el peso se apoya sobre la tela del panel, que en la parte inferior hace una especie de bolsa.

Ventajas: La mayor ventaja es que al no tener cinturón puede ser utilizado para portear durante el embarazo. Además, es más fresco y ejerce menos presión sobre el suelo/piso pélvico que una mochila. Es ideal para portear en la espalda. No hay que realizar ningún tipo de anudado.

Desventajas: La desventaja de no llevar cinturón es que todo el peso recae sobre los hombros. Por eso es importante que el bebé se sitúe lo más arriba posible para minimizar la presión. Es un portabebés recomendado a partir del momento en que el bebé es capaz de sentarse solo. No es fácil de colocar a la espalda si no tienes ayuda.

*Fotografía extraída de https://es.lennylamb.com/

5. Mochila

Las mochilas son portabebés pre-armados, es decir, no necesiten ser anudados de ninguna forma. El ajuste se realizará a través de las distintas cintas y broches que presente la mochila. Está compuesta por un cinturón que se abrocha en la cintura, el panel que envuelve el cuerpo del bebé, y los dos tirantes que se colocan sobre los hombros, como si fuese una mochila normal.

Ventajas: la mochila es muy sencilla y rápida de colocar. Es fácilmente ajustable para otras personas que vayan a portear. Es mucho más fresca que el fular o el Mei Tai ya que no hay telas envueltas ni anudadas alrededor del cuerpo.

Desventajas: la mayoría de las mochilas tienen tallas según el tamaño del panel, con lo cual no son aptas para toda la etapa de porteo. Las evolutivas que sí son aptas para recién nacidos deben incluir accesorios como cojines sobre los que apoyar al bebé. Y aun así el panel no permite un ajuste completo punto por punto como sí hace el fular o bandolera.

mochila ergonómica

*Fotografía extraída de https://littlefrog.shop/

Bien. Como hemos podido ver tenemos muchas opciones y todas tienen ventajas e inconvenientes que nos pueden liar un poco. Realmente no hay un portabebés mejor o peor. Va a depender de qué edad tenga tu bebé, la frecuencia con la que porteas, tu estado físico (por ejemplo si tienes problemas en el suelo/piso pélvico será mejor utilizar una bandolera u onbuhimo), etc.

Yo me decidí por un fular elástico para los primeros meses de mi bebé. Era el portabebé que me parecía que mejor se adaptaba a un recién nacido. Lo envuelve y se ajusta punto por punto a la curvatura en forma de C de la columna. Queda apretadito, abrigado y es seguro. Una vez le pillamos el truco al nudo básico era muy fácil (aunque un poco engorroso) de poner y sacar. El único “pero” es que mi bebé nació en verano y nos asábamos de calor a veces.

Cuando tenía 7 meses nos compramos una mochila. A esa edad mi bebé ya se sentaba perfectamente ella sola. Así que compré una mochila talla toddler (para bebés más grandes). Decidí cambiarme a la mochila porque era mucho más sencilla de poner y quitar, más práctica y porque no quería pasar otro verano envuelta en un fular. 

Ambos portabebés fueron maravillosos. Bueno, la mochila aún lo es. Seguimos porteando hasta el día de hoy. Y nos encanta (aquí te dejo el post en el que cuento mi decisión de portear a raíz de una experiencia interesante que tuve…).

mejor portabebés

Mi consejo es que te plantees comprar dos portabebés. Primero uno que sea ideal para el recién nacido, como el fular o la bandolera. Y más tarde pasarse a un sistema más simple y adaptado al bebé más grande, como el Mei Tai o la mochila.

Si sólo puedes permitirte un portabebés te aconsejaría el FULAR ya que puede durar para toda la etapa de porteo, es muy versátil y es perfecto tanto para recién nacidos como para bebés más grandes. En este caso deberás elegir un fular semi-elástico o rígido. Según mi experiencia estos son más difíciles de colocar y ajustar que los elásticos, pero todo es cosa de práctica.

Espero haberte aclarado un poco el panorama… ¡y a portear se ha dicho!


¿Y tú? ¿Cuál crees que es el mejor portabebés? Comparte en los comentarios tus experiencias, dudas, preguntas…