Tu recién nacido necesita estar en tu regazo: otro estudio que lo confirma

El “cuidado madre canguro” consiste en poner al bebé recién nacido piel con piel con su madre o cuidador durante el mayor tiempo posible tras su nacimiento.

Este sistema nació hace ya varias décadas cuando en un hospital de Colombia, en el que escaseaban las incubadoras, se comenzó a poner a los bebés en el pecho de la madre tras nacer, y se observó que tenían más probabilidades de sobrevivir, incluso que aquellos bebés que se dejaban en incubadoras.

Desde entonces se han realizado muchos estudios sobre el tema y al comprobarse la larga lista de beneficios, se ha recomendado como práctica clínica en las UCIs neonatales.

Recientemente, en mayo de 2021 se publicó un estudio en “The New England Journal of Medicine” titulado “Cuidados Madre Canguro inmediatos y supervivencia de bebés con bajo peso al nacer” (y que puedes leer aquí).

El estudio estuvo liderado por el famoso neonatólogo Nils Bergman y auspiciado por la Organización Mundial de la Salud.

Fue un estudio novedoso porque hasta ahora se había comprobado la efectividad del método en bebés que ya habían sido estabilizados, y que se recuperaban y desarrollaban mucho mejor estando en contacto piel con piel con su madre, padre o cuidador, que en una incubadora.

Sin embargo, en este estudio se quiso comprobar su efectividad antes de la estabilización, ya que es en ese momento cuando muchos bebés mueren.

Se llevó a cabo un ensayo controlado y aleatorio en cinco hospitales de India, Ghana, Malawi, Nigeria y Tanzania, en el que participaron bebés con un peso al nacer entre 1,0 y 1,799kg. Lo que se estudió fue la mortalidad en el período neonatal (los primeros 28 días de vida) y en las primeras 72 horas de vida.

Para ello elaboraron dos grupos: el grupo control (1602 bebés) en el que los bebés serían estabilizados en incubadora antes de comenzar el método canguro conforme al método convencional, y el grupo de intervención (1609 bebés) en el que los bebés serían puestos piel con piel con sus cuidadores nada más nacer.

El resultado fue sorprendente: la estabilización fue mucho más rápida con el método madre canguro, al igual que fueron mayores las probabilidades de supervivencia.

Los resultados fueron tan contundentes que después del segundo análisis intermedio, la junta de monitoreo de datos y seguridad recomendó detener el ensayo para que todos los bebés tuvieran atención inmediata como madre canguro y mejoraran sus probabilidades de sobrevivir.

Este tipo de estudios confirman sin lugar a dudas que el bebé nace necesitando el contacto, especialmente con su madre, para un buen desarrollo si es un bebé sano. Y que incluso su vida depende de ello si es un bebé prematuro o con bajo peso al nacer.

¡Seguimos sumando evidencia científica por una crianza en brazos!

DESCARGA GRATIS EN PDF "GUÍA PARA CRIAR HIJOS SANOS Y FELICES
EN 3 PASOS"

Deja un comentario

veinte − seis =

También te puede interesar...

1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?