grietas en los pezones

Curar las grietas en los pezones

La primera vez que hice topless fue en una playa de Sicilia, durante un viaje mochilero que hice con una gran amiga a la que quiero un montón. Yo creo que no fueron más de 10 minutos tomando el sol. La verdad es que nos daba mucha vergüenza jeje. Y recuerdo que en ese poco rato los pezones se me quemaron. ¡Cómo dolían!

Los pezones son hiper mega sensibles y delicados. Por eso es muy fácil que salgan heridas en los pezones si no tenemos un buen agarre del bebé al pecho o existen otro tipo de problemas mecánicos como un frenillo sublingual.

Lo ideal es evitar a toda costa que no se nos hagan esas heridas. Pero es fácil que ocurra. A mí la única vez que me han salido grietas fue con mi primer bebé. A pesar de cuidar mucho el agarre los primeros días, recuerdo que me quedé dormida unos minutos mientras daba pecho en el cojín de lactancia, y mi bebé se “descolgó” un poco, perdiendo el buen agarre. Bastaron esos minutos para hacerme una herida. Y madre mía cómo duelen.

Así que si ya te han salido grietas hay varias cosas que debemos hacer:

1. Identificar el problema. Esta es la más importante. De nada serviría un producto milagroso que te las curar en segundos. Si el problema sigue ahí, volverán a salir. En este caso lo mejor es pedir ayuda a asesoras de lactancia para evaluar agarre del bebé y posibles frenillos sublinguales.

2. Actuar rápido, no esperar. Las heridas pueden empeorar con mucha rapidez.

3. Dejar el pecho al aire. Esta es la medida más eficaz. La herida necesita secarse para cicatrizar y sanar. Y lo más efectivo es el aire. Lo mejor es que andes sin camiseta (y mucho menos sujetador) todo el tiempo posible. Otra solución es ponerte camisas abiertas o una bata, también abierta, así podrás tener cubierta la espalda y los hombros, pero dejar el torso al descubierto. También puedes cortar una camiseta vieja para que deje el pecho al aire pero te cubra el resto del cuerpo.

Cuando no sea posible y tengas que cubrirte, ponte ropa de algodón muy holgada, que transpire. Puede ser un poco incómodo si tienes que recibir visitas, hace frío o no te hace mucha gracia eso de andar en pelotas. Pero créeme que es mejor que seguir soportando el dolor de las grietas. Cuanto más tiempo tengas el pecho al aire, más rápido sanará.

4. Aplicar aceite de oliva de vez en cuando. Ayudará a cicatrizar y a que la costra sea más flexible. No abuses, recuerda que las heridas deben estar secas el mayor tiempo posible.

5. Evitar cremas del tipo lanolina. Antes se aconsejaban, pero lo cierto es que al reblandecer la herida solo retrasan su cicatrización.

6. Continuar con la lactancia para evitar otros problemas como bajada de la producción, obstrucciones o mastitis. Ten en cuenta que al hacerlo las heridas se reblandecerán. Por eso es muy importante que el resto del tiempo tengas el pecho al aire.

Siguiendo todos estos consejos y poniendo solución al problema, tus heridas sanarán y podrás volver a disfrutar de la lactancia.

¿Y tú? ¿Has sufrido de grietas? ¿Añadirías algún consejo?

Si te ha gustado el post aquí tienes los botones para compartirlo. Y si no quieres perderte las novedades, regalos y ofertas especiales que ofrecemos… aprovecha y ¡¡SUSCRÍBETE AHORA!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SUSCRÍBETE

Recibirás un regalo y serás el primero en conocer las novedades y ofertas especiales para suscriptores

La responsable de esta web es María Bonilla, cuya finalidad es el envío de información y formación en crianza e infancia, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos (la herramienta que usamos) es Mailchimp y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad).

Deja un comentario

10 + seis =

También te puede interesar...